Clínica Dental García-Triviño

Patologías infantiles: Succión Digital

La succión digital es un hábito que se desarrolla durante los primeros años de vida, normalmente durante el primer año y puede continuar hasta los 3 o 4 años. Se trata de la succión por parte del menor de uno o más dedos, normalmente el dedo pulgar, apoyando la yema del dedo sobre la zona retroincisiva superior, y dirigiendo la uña hacia el suelo de la boca.

La succión digital la podemos observar en el niño en momentos de depresión, aburrimiento y/o cansancio, ya que genera tranquilidad e induce al sueño. También podemos llegar a valorar el estrés como causa de este hábito, aunque pueda sorprendernos el hecho de que lo puedan sufrir a edades tan tempranas.

succion-digital

En el caso de que, éste hábito tenga continuidad es muy probable el desarrollo de distintos problemas a nivel bucodental que se manifestarán en la posición de los dientes y en las arcadas dentarias principalmente, además de deformidades en los dedos que se succionan.

Efectos más comunes de la succión digital:

1. Las arcadas dentarias se estrechan, con más intensidad en el sector anterior.
2. La estabilidad del hueso alveolar está perjudicada.
3. Los dientes anterosuperiores se vestibulizan.
4. Protrusión dentaria y presencia de diastemas.
5. Mordida abierta anterior provocada por el dedo pulgar entre las dos arcadas.
6. Paladar más estrecho y hundido, provocado por la presión del dedo sobre los dientes, hueso alveolar y el paladar.
7. Durante la deglución la lengua se coloca hacia delante para poder sellar el espacio anterior. Provoca deglución atípica.
8. Respiración oral

Las consecuencias, pueden ser desde alteraciones en la masticación, dando lugar a una mordida abierta anterior, más pronunciada en el lado donde se succiona el dedo, a un paladar estrecho. Estos efectos negativos, serán más pronunciados dependiendo de la duración del hábito, así como la intensidad del mismo y la posición del dedo.

Es muy importante prestar atención al problema e intentar eliminarlo cuanto antes, evitando que sus consecuencias puedan ser mayores y logrando además una solución más sencilla.

Para menores de tres años, normalmente podremos encontrar “arreglos” que dan buenos resultados: vendar el dedo, impregnarlo con una sustancia desagradable o premiar el abandono del hábito,…Es importante ser conscientes de que no será tarea sencilla y que deberemos hacerlo con mucha paciencia e incluso, en algunos casos, con la ayuda de profesionales.

En los niños de 3 a 6 años nos podemos ayudar de aparatos bucales, para ello desde la Clínica Dental García Triviño contamos con especialistas en tratamientos de ortodoncia infantil que aportarán la mejor solución para las anomalías causadas y mejorarán el desarrollo de nuestros pequeños.

Ante una situación como ésta lo mejor es la prevención. Es muy importante localizar el problema cuanto antes para diagnosticar de manera acertada cualquier patología que pueda influir en el correcto desarrollo de nuestra boca.

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone
 

www.evirom.com